Visita 126, un regalo para Malale. De unas amigas muy queridas

Hoy llegamos a la casa como misterioso regalo de cumpleaños para Malale, de sus amigas, que nos conocieron en una de esas apariciones televisivas que nos traen más fama que fortuna. Somos misteriosos mientras entramos por la puerta, porque ella misma no sabe en qué consiste. 

Qué capacidad de improvisación la de estas chicas. En la tercera pose nos conquista ya plenamente, posando en su cama en combinación, en una pose digna de nuestros mejores jueves (¿aún no sabéis lo que hacemos los jueves? descubridlo aquí  ¡Y justo en ese momento nos sorprende su novio, que acaba de llegar! ¿Celoso? ¡No! Muy al contrario, se incorpora como invitado de honor para el siguiente dibujo en una pose llena de ternura. 

Y ya para el final, nos falta incorporar a las amigas de Malale a la última pose, lo que supone todo un reto, porque son en total cuatro personas. - ¡Poneos más juntas que si no, no cabréis en el papel! Lo más difícil no es dibujar a tanta gente en tan poco tiempo, ni nos parece tan grave la dificultad añadida de que, entre un codo que se clava, una pierna que se aplasta, un brazo que se duerme, y tanta risa mal contenida, no se estén todo lo quietas que nos gustaría. ¡Lo que más lo dificulta todo son las carcajadas que nos provocan a nosotros, los dibujantes! Pero bueno, tampoco salió tan mal ¿no?

Gracias a Adriana por planificarlo todo y las amigas por tanta complicidad.