Visita 131, Visita Tedx

 Lo primero que vemos al llegar a casa de Chloe y Álvaro es un mapa mundi gigantesco, porque son gente de mundo, y es esa curiosidad la que les ha animado a invitarnos a su casa. 

Si otras veces hemos sido regalos o sorpresas, esta vez somos nada más y nada menos que eso: una experiencia nueva. La experiencia que se ofreció en el evento TEDx*,allí promovimos la vivencia de servir de motivo e inspiración a dibujantes. 
Nuestros curiosos anfitriones son, además, modelos con muy buen gusto: si sus serigrafías de Star wars nos conquistan, la de Bob Dylan del dormitorio, ay, nos roba el corazón completamente. 


¿Y cómo les dibujaremos? Chloe y Álvaro nos han abierto las puertas de su casa con tal naturalidad, que no hay otros dibujos posibles que la cotidianeidad del hogar. Leer una revista, tocar la guitarra o usar la bicicleta (¿hay algo más cotidiano para un urbanita? ¡Pues no debería!) es, al fin, lo que sucede en todas las cosas. Y aún reservamos para el última pose lo más cotidiano, y lo más importante: abrazarse, todos los días. ¡Ahora sí sentimos que esto es un hogar!