139, regalo sorpresa para mi madre.

Carolina quería regalarle a África, su madre, una sesión de Dibujo a Domicilio, pero África es una de esas mujeres que se lleva mal con las cámaras de fotos, y mira con desconfianza nuestros cuadernos mientras nos presentamos. 

Lo bueno de los retratos es que, cuando se hacen bien, ven mucho más allá que la fotografía, siempre y cuando se permita al dibujante asomarse al retratado. Nosotros nos asomamos a África, y encontramos a una mujer encantadora, con una seriedad aparente que es, en el fondo, el reflejo de ese porte majestuosos que define su manera de moverse y un humor sutil que suele atribuirse a los ingleses. 

A Carol no hay ni que asomarse: es un balcón luminoso con una sonrisa casi permanente. Más aún: es el puente para llegar a África sin preocuparse de nada. Tan diferentes, tan parecidas en su elegancia y en su buen humor, son como dos caras de la misma moneda: el tesoro que hemos dibujado hoy.


Visita 138, Mariasilvia y su premio

Más de una vez os hemos contado que, cuanto más pequeño es el modelo, más define el ritmo con el que se desarrolla la sesión. Porque los ni los tienen unos horarios que no conviene cambiar, y porque a nosotros nos gusta adaptarnos al ritmo de cada casa para conocerla y vivirla. Pero la pequeña Ágata es muy joven, tiene pocos meses, y sus ritmos son aún cambiantes e imprevisibles. Hoy llora sin parar y sus padres tienen que dar lo mejor de sí mismos para consolarla.
Y entonces Anastasia, que apenas habla, y que nos mira con recelo, se sitúa en el centro de la habitación, y resulta ser una modelo disciplinada e inspiradora, capaz de sostener la sesión con cinco pares de ojos posados en ella.



Cuando comprendemos que es hora de irnos, Ágata, finalmente, se calma. Y ése es el momento en el por fin podemos disfrutar de esa parte de la visita que estábamos echando de menos, la única que nos faltaba: la conversación en familia, sobre lo que vaya surgiendo. los apellidos, la paternidad, o esa sorprendente chimenea que delata que el salón fue, hace mucho tiempo, la cocina de la casa...

PAPA SAN JUAN XXIII

Fiesta: 11 de octubre























Ángelo Roncalli nació el día 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte, Italia. Su familia vivía del trabajo del campo, y profesaba una gran devoción religiosa.
Ingresó en el seminario de Bérgamo, y estudió para ser sacerdote. Fue ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1904, en Roma.
En 1905 fue nombrado secretario del obispo de Bérgamo. A la vez era profesor del seminario y colaboraba en otras actividades pastorales.
En 1921 empezó la segunda parte de la vida de don Ángelo Roncalli, dedicada al servicio del Vaticano. Fue llamado a Roma por el papa Benedicto XV para ser presidente, en Italia, del Consejo Central de las Obras Pontificias para la Propagación de la Fe, recorrió muchas diócesis de Italia organizando círculos de misiones. En 1925 el papa Pío XI lo nombró visitador apostólico para Bulgaria y lo elevó al episcopado asignándole la sede titular de Areópoli. En 1935 fue nombrado delegado apostólico en Turquía y Grecia. En diciembre de 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, el papa Pío XII lo nombró nuncio apostólico en París. En 1953 fue creado cardenal y enviado a Venecia como patriarca.
Tras la muerte del papa Pío XII, fue elegido Papa el 28 de octubre de 1958, y tomó el nombre de Juan XXIII. Su pontificado duró menos de cinco años. Convocó el Sínodo Romano, instituyó una Comisión para la revisión del Código de Derecho Canónico y convocó el Concilio Ecuménico Vaticano II, que fue el evento más grande e importante que vivió la Iglesia en los últimos tiempos. Falleció la tarde del 3 de junio de 1963.

El 27 de abril de 2014 el papa Francisco lo proclamó santo y su fiesta se celebra el 11 de octubre, porque esa es la fecha de apertura del Concilio Vaticano II en 1962.

SAN JOSÉ OBRERO

Fiesta: 1 de mayo


El día 1 de mayo del año 1955, el papa Pío XII, instituyó la fiesta de san José Obrero. Fue para hacer del día del trabajador una fiesta que tuviera como punto de partida el amor a Dios.
Es lo más natural que sea el titular de esta fiesta cristiana José, el esposo de María y padre de Jesús en el mundo, ya que él fue un trabajador como todos, al que nada le fue fácil, porque a pesar de la noble misión recibida de Dios, siempre fue uno más del pueblo, un trabajador que entendió de carencias, que supo de estrecheces en su familia y que las llevó con dignidad. Sufrió la emigración forzada cuando tuvo que huir a Egipto, conoció el cansancio del cuerpo por su esfuerzo, sacó adelante su responsabilidad familiar; es decir, vivió como vive cualquier trabajador con todas las dificultades laborales que ello conlleva. A José se lo conocía en su tiempo como «el artesano o carpintero» y a Jesús se le daba el nombre descriptivo de «el hijo del artesano o carpintero». 
Teniendo a san José como patrono, la fiesta del día del trabajador sugiere honra a Dios, agradecimiento, descanso y regocijo. Hay que honrar a Dios santificando el trabajo diario con el que nos ganamos el pan.

With City 37

Visita 137, risas céntricas

Cristina, Sara y Malú nos reciben en el apartamento de ésta última, pequeño, pero céntrico, y tan acogedor que parece más grande. Como se muestran tímidas, nos sentimos tímidos nosotros, pero como empiezan a charlar entre ellas, con la confianza que da la amistad sólida,  en seguida nos sentimos parte de esa amistad. Además es gente vital llena de planes (¡una boda! ¡un viaje a Panamá!) y para cuando queremos darnos cuenta, hemos acabado en el dormitorio con esos ataques de risa que casi nos distraen de la exigente concentración que requiere un buen retrato.
¡Lo más gracioso, es que encima se creen que los divertidos somos nosotros!

LA SEMANA SANTA


La Semana Santa

-DOMINGO DE RAMOS: "Entonces le llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús se montó. Muchos extendían sus mantos sobre el camino; otros, lo cubrían con ramas que cortaban en el campo. Los que iban delante y los que seguían a Jesús, gritaban:
«¡Hosana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el Reino que ya viene, el Reino de nuestro padre David! ¡Hosana en las alturas!». (Mc 11, 7-10)

-JUEVES SANTO:
La Última Cena: "Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos diciendo: -Tomen y coman, esto es mi cuerpo.
Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos, diciendo:  -Beban todos ustedes de esta copa, porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada en favor de muchos para perdón de sus pecados. Pero les digo que no volveré a beber de este producto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre." (Mt 26, 25-29)

Oración en el Huerto: "Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: -Siéntense aquí, mientras yo voy allí a orar.
Y se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse muy triste y angustiado. Les dijo: -Siento en mi alma una tristeza de muerte. Quédense ustedes aquí, y permanezcan despiertos conmigo.
Enseguida Jesús se fue un poco más adelante, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y oró diciendo: «Padre mío, si es posible, líbrame de este trago amargo; pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»
Luego volvió a donde estaban los discípulos, y los encontró dormidos. Le dijo a Pedro: -¿Ni siquiera una hora pudieron ustedes mantenerse despiertos conmigo? Manténganse despiertos y oren, para que no caigan en tentación. Ustedes tienen buena voluntad, pero son débiles." (Mt 26, 36-41)

-VIERNES SANTO:
Pasión de Jesús: "Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio y reunieron toda la tropa alrededor de él. Le quitaron su ropa, lo vistieron con una capa roja y le pusieron en la cabeza una corona tejida de espinas y una vara en la mano derecha. Luego se arrodillaron delante de él, y burlándose le decían: -¡Viva el Rey de los judíos!
También lo escupían, y con la misma vara le golpeaban la cabeza. Después de burlarse así de él, le quitaron la capa roja, le pusieron su propia ropa y se lo llevaron para crucificarlo." (Mt 27, 27-31)

Muerte de Jesús en la cruz: "Jesús dio otra vez un fuerte grito, y murió. En aquel momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, las rocas se partieron y los sepulcros se abrieron; y hasta muchas personas santas, que habían muerto, volvieron a la vida." (Mt 27, 50-52)

-SÁBADO SANTO: "Fueron, pues, y aseguraron el sepulcro poniendo un sello sobre la piedra que lo tapaba; y  dejaron allí los soldados de guardia." (Mt 27, 66)

-DOMINGO DE PASCUA: "El primer día de la semana,  María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro; y vio quitada la piedra que tapaba la entrada. Entonces se fue corriendo a donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo a quien Jesús  quería mucho, y les dijo: -¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto!
Pedro y el otro discípulo salieron corriendo y fueron al sepulcro. Los dos iban corriendo juntos; pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Se agachó a mirar, y vio allí las vendas, pero no entró. Detrás de él llegó Pedro,  entró en el sepulcro. Él también vio allí las vendas; y además vio que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado, y creyó. Pues todavía no habían entendido lo que dice la Escritura, que él tenía que resucitar." (Jn 20, 1-9)

Visita 136, un espíritu inquieto.

Por una vez, no vamos a una casa: a Gabriel le dibujaremos en su estudio de grabación, donde trabaja, y que posee todo ese aire épico que aprendimos a imaginar oyendo discos desde nuestra adolescencia. No estamos exagerando: nos ha enseñado con legítimo orgullo alguna que otro artefacto que vivió los tiempos de más gloria de Abbey Road.
Es que esta es una sesión de tintes épicos: para empezar, porque le dibujamos mientras se juega uno de los partidos más esperados del momento, de esos que hacen vibrar a los aficionados. Y Gabriel tiene esa fascinación por la emoción, el momento, que le hace no separar los ojos del televisor mientras charlamos del resto de sus pasiones: del boxeo a los Beatles, vive con toda intensidad y aprende todo lo que atrapa a su corazón.
Hemos tenido mucha suerte, de hecho, de haberle atrapado en su momento de espectador: ¡no habría sido fácil dibujar en otro caso a este espíritu inquieto!

SAN JUAN BAUTISTA

Fiestas:
Nacimiento: 24 de junio
Martirio: 29 de agosto



El nacimiento de san Juan Bautista está narrado en la Biblia, en el Evangelio de Lucas, capítulo 1, porque Juan el Bautista vivió en la misma época de Jesús, es más, nació pocos meses antes que él y era su pariente, ya que su mamá, Isabel, era la prima de la que fue la mamá de Jesús: María.
El padre de Juan se llamaba Zacarías, era sacerdote del templo, y un día se le apareció un ángel del Señor para anunciarle que a pesar de su vejez y de la de su mujer, iban a tener un hijo al que llamarían Juan y que sería muy especial, porque sería el “Precursor”, es decir, el que anunciaría la conversión y prepararía el camino para la llegada del Salvador.
Juan fue santificado en el vientre de su madre cuando la Virgen María, embarazada de Jesús, visitó a su prima Isabel, según el Evangelio de Lucas.
El hijo de Isabel y Zacarías nació y creció junto a sus padres. Luego vivió en los desiertos hasta el día que se dio a conocer a los Israelitas. El Evangelio de Marcos y el de Mateo dicen que la ropa de Juan estaba hecha de pelo de camello, que se la sujetaba al cuerpo con un cinturón de cuero, y que comía langostas y miel del monte.
Recibió el nombre de “Bautista” porque su misión, según lo narran los cuatro evangelios, consistía en proclamar la venida del Salvador mediante la conversión de los pecados y el bautismo de conversión en las aguas del río Jordán. Mucha gente se acercaba para escucharlo, para confesar sus pecados y ser bautizados.
Juan reconoció a Jesús cuando éste fue a pedirle que lo bautizara en el Jordán. Lo bautizó y reconoció su grandeza, reconoció que entonces su misión había llegado a su fin, que él debía disminuir para que Jesús creciera (Jn 3, 30).
Efectivamente así sucedió, Jesús comenzó su misión pública y al poco tiempo metieron a Juan en la cárcel porque se había animado a decirle al gobernador Herodes que no estaba bien que se casara con la mujer de su hermano.  Esa mujer se llamaba Herodías, y fue ella quien pidió y logró que a Juan lo mataran cortándole la cabeza cuando estaba encarcelado. Sucedió así: la hija de Herodías, en el día de cumpleaños de Herodes, bailó y agradó tanto a Herodes que éste juró darle lo que pidiese. Ella, aconsejada por su madre, le pidió la cabeza de Juan el Bautista. Herodes se entristeció, pero, por el juramento hecho, mandó que le cortaran la cabeza a Juan el Bautista. Los seguidores de Juan buscaron su cuerpo y lo enterraron (Mt 14, 1-12 / Mc 6, 14-29 / Lc 9, 7-9).
Jesús dijo de Juan el Bautista: «¿A qué salieron? ¿A ver un profeta? Sí, de veras, y a uno que es mucho más que un profeta. Juan es aquel de quien dice la Escritura: “Yo envío mi mensajero delante de ti, para que te prepare el camino.” Les aseguro que, entre todos los hombres, ninguno ha sido más grande que Juan el Bautista» (Mt 11, 9-11).
Juan Bautista es uno de los únicos santos al que se le celebra en el calendario litúrgico el día de su nacimiento (la otra es la Virgen María).

With City (Ilustración)

Hola Amigos!! A comienzos de año me compré una libreta A5 (21x15 cm) en la que voy dibujando paisajes de With City y que estoy subiendo a un álbum de facebook llamado Ilustraciones. Los que no tengan cuenta en face no se preocupen que pronto abro un blog para subir los dibujos. Por ahora los dejo con esta ilustración de 47x32 cm que hice hace pocos meses. Espero que la disfruten y les aviso cuándo esté todo armado. Un abrazo!


Visita 135, jugar a dibujar

Hoy vamos a casa de Violeta pero no ha hecho trampa, que conste porque no vamos a dibujarla a ella, sino a sus hijas. Ay, dibujar niños puede resultar extenunante, porque la faltde disciplina para posar exige siempre un gran esfuerzo por nuestra parte.
Pero no es el caso, no: de ninguna de las maneras. Las dos se lo toman muy en serio, tienen pensadas un montón de poses, están llenas de energía, de imaginación, curiosidad, conversación. Violeta observa, desde un segundo plano. Templa, empuja, frena, controla y anima con discreción esa explosión de emociones que es ser una niña. Qué suerte ser dos hermanas con tan poca diferencia de edad. Qué suerte ser su madre. Qué suerte de terraza, caramba. Qué suerte haber jugado a dibujarlas, en su salsa, y con nuestras tintas.