Visita 162, celebrando un nuevo hogar


Clara y Augusto son una pareja audaz; tan audaz que transforman una relación a distancia en una vida en común, tan audaz que se quieren en casa después de compartir la profesión. Tan audaces son, en definitiva, que nos invitan a celebrar su nueva vida en común dibujándoles en su propia nueva casa. Son pudorosos, sí, pero se van relajando hasta atreverse con esa situación que todos los hombres temen: cuando la chica que más te gusta te acorrala contra una pared, y te mira a los ojos, y se sonríe. Audazmente.