166, una visita audaz

De todas las sesiones eróticas que hemos hecho, que empiezan a ser bastantes, no creemos haber encontrado a nadie tan audaz como en esta. La gente valiente, que se reinventa, que conoce los límites de las cosas porque se acerca a ellos con curiosidad sana, es siempre sorprendente, y la sorpresa es, qué duda cabe, el centro mismo del erotismo.
Tan sorprendentes son nuestros nuevos amigos, y tan audaz su propuesta, que nunca veréis el dibujo número cinco, porque es un secreto que nos guardamos. Porque de la mano de las sorpresas, en erotismo, suelen ir los secretos compartidos ;)